El poder de la inocencia

ImagenSiempre recordaré esa vez en la que a partir de un hecho que pasó las cosas cambiaron. No sabría decir si ocurrió para dar una lección a la humanidad, aquello que dicen que un solo individuo puede marcar la diferencia. El caso es que de un día para otro la pobreza se extinguió.

Estábamos siendo sometidos bajo el mandato de un gobierno de papel y hierro. ¿Suena raro verdad? No eran personas desde luego las que lo hacían, sino aquello que corrompió tantas mentes y nos impidió ver la realidad de las cosas desde una perspectiva común. Yo personalmente todavía creo que no fue una casualidad. Es extraño pensarlo, porque en la mayoría de las veces lo que llamamos casualidad no es nada más que un golpe del destino. Tal vez suene un poco directo pero creedme, que, cuando hayáis concluido el relato entenderéis porque me refiero a ello así.

De una noche oscura al claro día todo fue distinto. Acostumbrábamos a ver personas pidiendo dinero en la calle, trabajar o buscar trabajo, hacer actividades de entretenimiento. Ricos paseándose con sus caros coches por las calles siendo el centro de atención de las miradas. A donde fuera que fuésemos veíamos personas ocupadas o no ocupadas con sus preocupaciones o sin ellas haciendo su vida. En definitiva, una sociedad en movimiento. Pero como digo, cuando la luz del día iluminó una parte del mundo quedando la otra a oscuras y no porque allí no ocurriera, durante unos días existió un estado caótico total. Y si lo hubierais visto seguro habríais reaccionado igual.

Lo que conocemos como dinero, que usamos para comerciar cobró vida. Si, pensaréis que estoy loco pero no. Los billetes aumentaron en proporción de menor a mayor valor hasta medir el de más un metro y medio. Y no solo eso sino que adoptaron comportamientos humanos: caminaban, comían, conversaban y un sinfín de cosas más. Desarrollaron extremidades de papel y sus ojos, nariz y boca los tenían en una cara mientras que la otra pertenecía al reverso. Se sabía también que hacían sus necesidades, pues en más de una ocasión se les vio haciéndolas. Pero no os imaginéis que hacían las mismas que las nuestras. ¡Claro que no! Lo suyo era el papel. También decir que su método de reproducción era produciéndose en máquinas. No nos olvidemos tampoco de las monedas, que eran los hijos por decirlo de una manera de éstos. Y al ser niños se comportaban como tales. Y sé que os estaréis preguntando ¿qué puede haber de malo en todo eso? ¿Aún no lo habéis imaginado verdad? ¡Pues que tenían a la humanidad esclavizada! Sin hacer distinciones con nadie. ¡Todos éramos iguales ante ellos! Los países clasificados como desarrollados se volvieron pobres, y los que estaban en vías de desarrollo quedaron igual. Tenían bajo su dominio los sectores del comercio controlando todos los recursos para que éstos prosperaran. Yo trabajaba en una empresa situada a las afueras de una pequeña localidad. Allí mi jornada laboral ocupaba casi un día entero. No tenía tiempo para mí mismo ni para dedicarlo a la familia. No era el único en aquello. A todas las personas sin importar la ocupación les pasaba lo mismo. Pero la solución al problema vino desde la más tierna inocencia. Y la verdad es que fue bastante sencillo.

Los que veían aquello de manera indiferente y no estaban acomplejados por el miedo fueron los niños, que exclamaban a sus padres: ¡Pero si no son más que papel! Incluso algunos pasaban a la práctica quemando un papel delante de ellos. Y no fue hasta haber transcurrido unos meses que la gente de alrededor del mundo lo acabo viendo y tomaron represalias. Los billetes, temerosos al fuego, fueron quemados y las monedas fundidas en altos hornos. Meses después éramos libres de nuestras cadenas y pudimos volar tan alto como quisimos sin nada que nos limitara en hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s