Una lección futura

treeDesde hacia años que Terry Wilson vivía atormentado por su pasado, y al tiempo que esa ancla amarga clavada en su corazón le impedía navegar como lo hacían las demás personas y continuar con su vida normal, solo un pensamiento ficticio le concedía atenuar aquella situación. Por suerte no corría el destino de una mayoría y quedaban en su nombre los patrimonios que familiares suyos le dejaron, como único descendiente. Por lo cual nunca le faltaría de nada. Pero la contra de esto y que tanto le angustiaba era el tener una enfermedad mortal fruto también de una herencia, genética, que si bien no le impartía secuelas físicas immediatas, deterioraba progresivamente todos y cada uno de sus órganos. Y contando con veinte años le quedaban grandes experiencias por vivir. Muchas veces pensó en terminar con su desdichada vida pero sería una actitud cobarde que no obedecía las leyes de la naturaleza, donde las cosas deben perecer con el tiempo y acorde a las circunstancias que éste mueve. Contemplando esta idea también restaba la posibilidad de pagar a alguien para que realizara el cometido pero quedaba incluso, mínimamente, ligada a los vestigios de la natura, realeza del mundo. Y entre tanta desesperación acudió a la necesidad una flecha de sabiduría que observó durante semanas y meses. Se trataba de una creación fantasiosa y tal vez no improbable, de la cual, si quería hacerla debía emplear tiempo en años de estudios. Si lo conseguía o no, la voluntad habría alimentado sus esperanzas y la muerte no resultaría en vano. A veces un pequeño atisbo de voluntad por hacer algo puede revivir a una persona que siente como si cada día de su existencia anduviera en un limbo, en el que nada le llena ni satisface y tanto le da igual morir. A veces puede pasar. Pero no siempre pasa, y a veces hay quienes viven de esta forma hasta el fin de sus días. Profundizó en todas las ciencias habidas en la época sin intención de dedicarse profesionalmente a ninguna, y rondando ya los cuarenta años, cuando el esófago ni el estómago funcionaban correctamente, la idea que de muy joven vino a su mente se hizo física, una máquina del tiempo. Las características del aparato eran simples: un compartimento cilíndrico de dos metros de altura y uno de diámetro, suficiente para una persona, y unos cuantos botones y palancas que conferían la misión del mismo. Éntró en él con miedo quizás del asombro de haber traído al mundo algo inconcedible, y decididamente determinó el año en el panel mediante los botones y accionó las palancas. Comenzó fuertemente a vibrar y de la habitación donde estaba situado cayeron cosas de los estantes y mesas. De repente todo emmudeció.

-Oscuridad y ruidos. ¿Dónde estoy? ¡Espera! Ah, vale. No son ruidos sino latidos.

-Buenos días cariño. ¿Qué tal está nuestro bebé?

-¿Bebé? ¿Eso significa que soy solo un bebé? ¿Pero como puedo entenderlos?

-Está tranquilo como siempre. Creo que será un niño encantador, como su padre.

-He vuelto al pasado, pero no yo…mi conciencia. ¡Un momento, alguien me está tocando!

-Hoy he ido al médico a conocer el resultado de las pruebas.

-¿Y qué te ha dicho?

-Es una enfermedad rara que va destruyendo los órganos. Pero no te preocupes es con el tiempo.

-Oh, sabes que te cuidaré y estaré a tu lado pase lo que pase.

-¡Por fin me ha dejado!

-Lo sé. El problema es que nuestro niño vivirá con ella.

-¡¿Cómo?! ¡Abortadme, abortadme! ¡No deseo esta vida!

-¿Y si no lo tenemos?

-¡Si! ¡Si!

-Es un pensamiento inútil e antilógico. Es como si una persona quiere tener algo suyo pero de otro. O como si estando yo enfermo me suicido. Es dejar las cosas a medias. Tendrá que asimilar su realidad, tal y como a mí me ha tocado vivir la mía. Los hechos y personas que formen parte de su vida seran las circunstancias que le guiaran. No habrá nada que temer porque toda acción independientemente de su carácter, tiene su causa, y siempre habrá que avanzar. Porque lo malo y bueno es relativo, no existen extremos. Cada individuo les concede un valor, y de éste le da uno u otro propósito a su vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s