Contratiempo fatal

http://www.dreamstime.com/royalty-free-stock-photo-time-space-image6229895Lo que contaré ahora es algo que podría interpretarse como un final alternativo al cual en un tiempo tal vez podríamos llegar. De hecho no tendría porque pasar ya que como van los hechos estoy más convencido de un proceso adaptativo que se daría al cabo de muchos años. No obstante nada en esta vida sigue un orden lineal sino que se dan altos y bajos, aunque decir que la vida de algunos sigue dicha línea y hace que vivan con encefalograma plano o lo que viene a ser como si fueran vivos muertos. Algo así como zombies en una sociedad ideada o según mi opinión suciedad. No es malo vivir así siempre y cuando seas feliz, pero la felicidad muchas veces va unida de la ignorancia y eso puede perjudicar a unos pocos haciéndolos ver como amargados. Si el mundo fuera de otro modo no vería problema en tener la mente tranquila o quizás si, quien sabe, habría que analizar más factores.

Imaginemos el mundo actual o mejor, observémoslo. Los recursos se agotan, el ambiente se contamina y la población comienza a diezmar por motivos de malnutrición unido a enfermedades que adquirimos del resultado de nuestras acciones con el planeta. Afortunadamente la tecnología ha avanzado mucho y conocemos buena parte del universo pero resulta que del conocimiento cósmico que tenemos resulta que un solo planeta es habitable por nosotros dándose las condiciones óptimas de vida en la atmósfera. Primeramente se envía una colonia espacial que vivirá allí durante un mes para investigar, y terminan observando allá donde van que la vida no existe pero no obstante hay agua y tierra, y tampoco necesitan bombonas para respirar. Es extraño y se cree que el planeta ha sufrido un cataclismo o que un meteorito ha chocado contra él aniquilando toda especie. Pero nosotros no tendremos problema porque disponemos de la tecnología suficiente para defendernos de cualquier amenaza. Estas noticias que llegan a un mundo triste y desolado alegran corazones y apaciguan la mente. Volverá a empezar, todo volverá a empezar. En seis meses nos hemos establecido allí donde cada semilla ha sido plantada, posteriormente crecida y consumida, y mediante ingeniería genética ideamos especies animales que complementan la base alimentaria. Ahora hemos aprendido a cuidar las cosas, dicen que el ser humano tropieza dos veces con la misma piedra pero eso se acabó, tocamos suelo y tocó levantarse. Un año después estamos igual y todo se hace con responsabilidad. Pero hay un problema. Resulta que unos gusanos salidos de no sabe quien donde están creciendo poco a poco y comen nuestro alimento. Son estudiados y se ve que se trata de una especie muy rara que se alimenta de los minerales de la tierra cuando no tiene alimento pero que con el dióxido de carbono crece y cambia su dieta por carne y vegetales. Estamos jodidos. Nos afincamos en planeta hostil. Se arma una tripulación a explorar el espacio a la búsqueda de otro planeta habitable. Lo conseguirán, pues hace más de cien años que inventamos el hiper-motor. En una galaxia distante a la nuestra y próxima al planeta que actualmente vivimos localizan un planeta con las mismas características atmosféricas, y con vida en él. Comunican a la estación espacial terrestre el éxito de la misión sin respuesta alguna. Reiteran su acción. Nada. ¿Qué ocurre? Cuando regresan a casa conocen el porque. Los gusanos han alcanzado dimensiones extra-colosales y han aniquilado lo que quedaba del viejo mundo.

La libertad

mental chainSon pocos los individuos que crecen libres o lo han hecho. Y no me refiero a vivir en un mundo vendido donde se nos esclaviza con dinero a cambio de trabajo, sino más bien a que se implanten ideologías o creencias de tipo hereditarias. Se habla de enfermedades hereditarias pero no de las creencias enseñadas generación tras generación. Debemos suponer entonces que como los medios no hablan de ello, no tienen importancia. Bueno, de hecho, les conceden importancia según sea el caso pero a su manera. Y cuando digo creencias, me refiero tanto a religiones como a patriotismos, admiración por equipos de fútbol, etc. Con esto no quiero decir que a un niño nacido no se le deba enseñar nada. Solo valores, y los hobbies o creencias que los aprenda desde su persona. No porque se los inculquen.

Explicado lo anterior y viajando a través de la escala del tiempo al pasado, puede verse que década tras década y año a año, se ha vivido en un periodo cíclico. Y seguimos en el mismo camino a día de hoy. ¿Tecnología inteligente? Que piense para nosotros ya que en general no sabemos hacerlo o nos cansa demasiado. Creo que sería peor subir en bicicleta hasta la cima de Montserrat que detenerse un minuto a cuestionar lo que estamos haciendo. Actualmente las cosas van mal en el mundo, no es novedad. No entraré diciendo lo típico que el ser humano es malo y que el mundo sería mejor sin nosotros ya que considero que dicho argumento es una vulgar generalización estúpida. Habrá (seguramente) como en todos lados, y a juzgar sus acciones mediante el contexto de la situación, personas buenas y malas. ¿O acaso quien dice eso ha conocido todas las personas del mundo? Es como la típica frase de: todos los ti@s son iguales. Pero volviendo al tema, si se hubieran enseñado otras cosas a la humanidad, lo que dicta la moral y no valores vacíos como el pan que vemos y comen algunos hoy día, que por los años que tiene ya está tan duro que cuesta comerlo, los hechos habrían y serían ahora distintos. Es muy fácil decirlo pero para hacerlo primero debe verlo uno mismo y después hacerlo ver a la comunidad. Y no que esta lo vea como un sermón sino como una filosofía de vida, que a la vez sea contemplada con criterio. Pero ni aun así se excluye que puedan darse periodos en los que la gente quede privada de libertad. Eso si, serían más cortos.

Los grandes o aquellos que iban a serlo han sido oprimidos por unos medios de comunicación apoyados por una opinión pública que sin juicio se ha dignado a sentenciar sus métodos por los cuales eran ridiculizados. Pensamos que en el tiempo han habido altos y bajos cuando en realidad todo ha seguido una línea recta. Supongo que se ha intentado y se sigue intentado lo contrario, solo que la gente cada día quiero creer que está más atenta.

El poder del escritor

realidad irrealDespertó torpemente a media noche en una espesura, se sentía desorientado, no recordaba nada y cómo había ido a parar allí. Las últimas palabras oídas venían del sueño que acababa de tener y del cual no recordaba nada “El noctámbulo fantasma te guiará en tu aventura”. El cálido aire acariciaba su cara y las gotas de sudor que descendían le empapaban el pecho. Aquel lugar en el que se hallaba le era desconocido, pero lo más emocionante y que a la vez le captivaba era creer poder modificarlo a su antojo. El aullido de una criatura obligó a mantenerse en alerta. Segundos después se alzaban como por parte de magia vigorosos muros de piedra y los granos de arena húmedos por la reciente lluvia caída se unieron formando una sólida placa compacta. Sensación alguna notó de este cambio, y en poco menos de un minuto se hallaba en una sala cuadrada adornada con retratos y pinturas de celebridades con una pequeña mesa redonda de roble sostenida por tres patas en el centro. ¡Qué sala más hermosa! Aunque parece que el clima no ha cambiado, dijo para si mismo secándose con la manga el sudor que le seguía cayendo de la cara. Sin saber qué hacer caminó hacia la mesa apareciendo encima de ella un orbe de cristal rosa cogido con los cuernos de dos cabras. Entre una espesa niebla cuatro puertas de metal aparecieron, la que quedaba más a la derecha tapiada con cadenas, y como si de una fuerza gravitatoria se tratara fue abducido por aquella esfera hallándose frente a las cuatro puertas. Un escalofrío recorría su espalda, como si alguien más estuviera allí. Solo cuando observó en todas direcciones entendió que estaba equivocado, no había nadie, solo que los rostros de los retratos ahora despiertos lo miraban amenazadoramente. Ver su mirada clavada en él lo intimido bastante y ese malestar se agudizó con un ruido chirriante. Volviendo al escenario donde estaba resultó que la puerta doble central había quedado abierta. Parecía corresponder a un ascensor, pues la débil luz blanca de dentro dejaba ver un panel de botones con números. Aunque en el interior no había nadie y eso lo calmaba se sentía algo angustiado por las docenas de ojos que lo acechaban. No fue el caminar ni la presencia de alguien cerca de donde se encontraba sino el sentir una respiración propia contraria a la suya que lo aterrorizó más todavía, y la cual fue apagándose mientras recorría el trayecto hacia el ascensor. Resonaron en su cabeza las palabras “el noctámbulo fantasma te guiará en tu aventura” y poniendo un empeño que sacó de quien sabe donde avanzó acompañando la entidad desconocida. Las puertas se cerraron automáticamente crujiendo el óxido del metal, y ni abajo ni arriba que se movió. Contrariamente a su funcionamiento convencional el espacio comenzó a llenarse de agua y el noctámbulo quedó visible con el agua revelándolo como un fantasma azul. Y comprendió al momento que él mismo había sido el guía de su aventura.

Por irreal que fuera lo que acababa de vivir se convenció de que no había estado soñando. ¡Qué va! La luz del sol entraba por la ventana iluminando la habitación blanca. Él estaba despierto y sentado en una silla frente al ordenador. A su lado un bolígrafo y una hoja de papel con garabatos y escritos. El pijama que vestía estaba seco y sin ninguna gota de sudor. Y poniendo punto y final a la historia pensó: supongo que este es el poder del escritor.

Incitación a la violencia

tanqueCon este título empieza una reflexión de un hecho a partir de la cual los medios de comunicación nos venden como una justificación a la violencia. Cuántas habrán sido las veces que habremos visto u oído una noticia en la que se acusa a un videojuego, película, grupo de música, etc de promover la violencia. Cuando veo o escucho una noticia de semejante magnitud me dan a entender que anteriomente a su existencia no ocurrían cosas malas y vivíamos en armonía y felicidad, cosa que no ha sido así. Desde nuestros comienzos que siempre han existido conflictos movidos por otras razones que nos han inyectado mediante un virus llamado miedo que se ha expandido en nuestro organismo haciendo que seamos esclavos de aquellos que mandan. Es triste admitirlo que aun habiendo transcurrido años y años nada haya cambiado. Pero sin desviarme del tema tratado diré que tales acusaciones son pura hipocresía. Hay noticias mucho peores que nos las hacen ver como aspectos banales y para nada violentas como el lanzamiento de un cuerpo al mar, militantes que van a masacrar a un pueblo por “la paz”, la imagen de un terrorista mutilado, aficionados insultando el equipo contrario… Lo triste no esta en quien ve semejante bazofia sino en quien se la cree, aquel que no se cuestiona los hechos, no consigue ampliar su perpectiva mental y no ve más allá de la pantalla. Porque calificar un grupo, juego, película o cualquier otra índole de violento solo por una sola persona no es un dato muy fiable que digamos, pienso yo que muchas más personas habrán tenido contacto con el sujeto motivo de violencia y no han reaccionado del mismo modo. Y de ser al revés lo sabríamos porque seguramente habría un índice de mortalidad mucho más elevado. También ceñirse a algo no es un dato fiable ya que habría que tener en cuenta muchos más factores relacionados directa o indirectamente con la persona. Aparte que también todo depende de una misma persona, tanto lo bueno como lo malo. Y aunque haya personas que no lo quieran ver o admitir, la violencia y la paz convivirán siempre juntas cogidas de la mano y peleándose como hermanas. Es inevitable. La idea de vivir en un mundo pacífico es simple utopia por el hecho de que tenemos opiniones y actuamos de forma diferente y hay quienes lo llevan al extremo.

Vida, Tiempo y Muerte

vida tiempo y muerteParalelamente a los inicios del universo, un ser nació. Su nombre era Vida y fue conquistando cuerpos celestes, nada ni nadie escapaba de él. Gracias a él conocimos las especies de hoy en día, empezó por los que para nosostros eran más insignificantes y terminó con la fauna animal y vegetal compleja. Pero había sido tan inocente y poco precavido en su hazaña que no percató la existencia de un ser más, que no era otro que el Tiempo, que todo lo envejecía.

-¡No podrás verme ni tocarme, solo sentirme!

-¿Porqué no te extingues y dejas en paz todas mis creaciones?

-No puedo. Formo parte de este universo, mientras que en otros han conseguido alterarme permitiéndo retroceder o avanzar.

-¿Quien?

-Los curiosos, aquellos que quieren cambiar las cosas, que no se dan por vencidos. A veces invierten tanto de mi en hacerlo que no consiguen nada, aunque entonces unos continúan su misión. También los hay que no hacen nada de ello y me invierten en sus aficiones o lo que califican como “tiempo libre”. Pero no todos son así. Los hay tristes que tienen prisa de que me vaya, ya sea por aburrimiento o porque me dedican a cosas que odian.

-¿No puedes traerlos aquí?

-Imposible. Actuo como mero observador de los hechos. Llevo mucho existiendo y aunque he querido cambiar cosas no puedo. Pero he conseguido que las personas se den cuenta de que gracias a mi las cosas pueden cambiar y que nada es eterno. Excepto yo.

-Supongo que después de todo no eres tan malo como pensaba.

-No. No soy el verdadero real temido. Lo mío es transitorio y solo hago de tren.

-¿Tren?

-Si, son vehículos que han inventado como el barco, coche, avión, etc. Maneras de desplazarte.

-Aaah… ¿Y hacia donde te desplazas?

-Mi última y única parada es desagradable para muchos. Es obligatoria. Se llama consumación o como ellos dicen, Muerte.

-¿Y qué es?

-Tu contrario, tu polo opuesto, el que todos quieren evitar porque anuncia el final. Lleva ya unos días cansada de ver siempre lo mismo y está tan apenada que ha planteado su existencia pero nadie la escucha.

-No entiendo.

-La van a visitar personas que no deberían hacerlo. Tiene que ir muchas veces a buscar personas que mueren de forma injusta y sin haberte vivido. Principalmente víctimas de guerras aunque hay muchas más otras causas y no tan peores.

-¿Qué piensa hacer?

-No ir. Dejarlos en paz para que la gente vea su sufrimiento.

-¿Luego qué ocurriría?

-Quedaríamos tu y yo. Vida y Tiempo.

-Claro, entiendo. De esta forma verían su error con tu paso y se plantearían el hecho de cambiar.

Vidas desconocidas del mundo virtual

virtualworldHoy será una reflexión algo egoísta o para especificar mejor, refererida a un género en concreto. No quiero decir masculino o femenino ya que ambos participan en dicho género. Así pues procederé a explicarme. Cuando era pequeño estaba lleno de curiosidades, como todos los que nacemos creo. Recuerdo que de entre las muchas películas que vi una que hablaba de un tema que a día de hoy me sigue fascinando: Jurassic Park. Si, gracias a ella creció mi interés por los dinosaurios y fue la razón por la que mi madre me compraba la revista Dinosaurios con la que venía una pieza fosforescente para montar un tiranosaurio rex que significa réptil tirano (fijaros si me interesaba que todavía me acuerdo). También me compraba una revista que se llamaba Conocer, que hablaba básicamente de ciencia y de algunas más cosas. Dejando de lado el tema de revistas, tenía varios pasatiempos, entre los cuales destacaba el de hacer figuras con tapones de corcho como castillos, baterías (instrumento), veleros simples (lo más fácil) y diría que algo más que no recuerdo. Obviamente no os imaginéis impresionantes construcciones dado que tenía unos cinco o seis por aquel entonces y tampoco se podía esperar mucho, pero poco a poco tales actividades fueron decayendo cuando me compraron la primera videoconsola. Fui abandonando dichas actividades para dedicar mi tiempo a jugar, pasaba horas y horas enganchado. No por vicio sino por curiosidad. Y es ahora, mientras estoy escribiendo esto que me he dado cuenta. ¿Por curiosidad? Si. Existe mucha diferencia respeto a la persona que va a jugar a las tragaperras, ella lo hace con el fin de ganar un dinero extra, cuando yo lo hacía y hago por saber cómo termina el juego. Lo mismo que la persona que ve una película, a no ser que no le guste nada desde el principio, dudo que la acabe dejando a medias. Volviendo al asunto, después y aun a día de hoy, acabé jugando también a través de internet con personas de alrededor del mundo. Y bueno, a lo que me refería cuando he empezado esta entrada es a las miles de personas con las que he jugado o interactuado y nunca conoceré en persona, a algunas si. Se me pasó por la cabeza hace unos días, tal vez semanas ese pensamiento. Lo veo algo triste. Tan solo ves su personaje y su nick, pero ¿cómo será esa persona en verdad? Porque dudo que en la vida real vista con un casco, armadura, escudo y una espada, o con ropas de mago, o vaya desnudo. O lleve un pasamontañas, un chaleco y unos pantalones color camuflado y vaya armado con una AK-47, una magnum o un rifle francotirador. Aunque tal vez algo tengan de esto en casa y dependiendo del país quizá tengan hasta las armas. Se me hace raro. Creo que estoy siendo egoísta al hablar de un tema que muchos no conocerán o habrán vivido. Podría decirse algo similar sobre los chats pero no es para nada comparable. Un nick interesado en otro nick que hablan de cosas y puede que hasta se conozcan en persona, de hecho las web de chats son precisamente para esto. Ya no tienes que imaginarte como será la persona a no ser que te ignore. ¡Qué esperas! Quizá se sienta agobiad@ por la gente que le habla o directamente no le interesas. En cambio en un juego ocurre lo mismo aunque es más comprensible porque depende del género que se trate estas más pendiente del juego que del chat. Y bueno, hasta aquí se alarga esta superficial reflexión que como un lago permite o no ver con más o menos claridad el fondo. Todo depende desde donde se mire.

Recuerdos de una época pasada

Hdesvanabía una vez un anciano que vivía en una apartada casa situada en la alta montaña que estaba haciendo limpieza. No tenía nadie más, pues su mujer había fallecido hacía ya mucho tiempo y nunca tuvieron hijos. Los años habían transcurrido para él en solitario y tristes. Cada día de su vida era igual sin importar la estación del año. Salía pocas veces de casa y las que lo hacía era para ir a comprar. La otra parte del tiempo la destinaba a comer, mirar la televisión y dormir. Vivía en una constante monotonía que lentamente le iba consumiendo. Pero un día y de forma extraña se levantó con ánimos de hacer algo. Había estado limpiando todas las estancias de la pequeña casa y se disponía a hacer lo mismo con el desván. Demasiados años hacía que no iba allí, ya que tampoco tenía ninguna necesidad. Seguramente estará lleno de telarañas y polvo, pensó. Pero ya toca. Cuando subió allí haciendo descender una escalera desplegable, empezó a remover cajas de cartón que guardaba apiladas, sin haberles dado en mucho tiempo ningún uso. Y fue en una de esas cajas que movió que lo vio: un librito de la altura de un palmo y de ancho medio. Estaba tan cubierto de polvo que impedía ver el título. El anciano dejó al suelo la caja y tomó el libro, y sabiendo que hay libros que tienen escrito su nombre en el costado lo volteó, pero no estaba escrito nada. Con la ayuda de una mano y soplando quitó el polvo de la portada, pero tampoco figuraba el título. Extrañado, apartó unas cajas para sentarse en el suelo y lo comenzó a leer.

“Había una vez, entre las montañas, un pequeño pueblo donde convivían en paz sus habitantes. Eran personas mayores, no había niños, pues éstos se habían hecho mayores. Todo siempre tenían qué hacer: unos iban a trabajar, otros a comprar y algunos a pasear. Y quien no hacia nada de esto ayudaba en aquello que cualquiera necesitara. Pero una cosa los mantenía tristes aun estando en paz entre ellos, que no era ni más ni menos que el conflicto que libraba cada uno consigo mismo. Eran felices, en apariencia, estando siempre dispuestos a ayudar a los demás, menos a ellos mismos. Si más no, aquellas personas mayores una vez habían sido niños, que como tales alguna vez tuvieron sueños sobre aquello que devendrían de mayores. Pero al revés de una llama que va deshaciendo la cera hasta apagarse, a medida que fueron creciendo, se fueron olvidando de su recuerdo. Así pasaron años vacíos llenos de amargura interna para aquellas personas, hasta que un día llegó al pueblo escondido entre las montañas, un hombre de mirada altiva. Los habitantes querían saber quien era aquel hombre, así que uno le preguntó sobre su persona. A lo que él contestó: que me diga cada uno de vosotros quien sois y sabréis quien soy. Aquella energía que emanó al hablar hizo que cada uno de los habitantes recordara quien era, porque solo el coraje puede sentirse a través del corazón.”

El anciano, que había concluido el relato, tuvo una sensación que hacía tiempo no tenía. Los sentimientos que le oprimían el corazón se desvanecieron y vivió el resto de su vida como el niño que una vez fue, volviéndose ávido por saber y experimentar sobre todas aquellas cosas que aún, siendo tan mayor, le eran desconocidas.